Las 6 tareas diarias de un emprendedor

El día a día de un emprendedor puede llegar a ser bastante estresante y alocado.

No solo las tareas planificadas del día a día, los plazos de entrega, la comunicación con socios e inversores, los empleados, sino que también están los imprevistos, las visitas no planificadas, reuniones que se alargan más de la cuenta o situaciones complejas no previstas.

Emprender no es fácil, y el día a día puede llegar a hacer que nos perdamos entre malos hábitos y malas costumbres que al final consigan que nos encontremos en una situación de estancamiento personal y por tanto, estancamiento del proyecto.

Para evitar esto, os dejamos nuestras recetas mínimas que deberíamos intentar seguir diariamente:

 

Plantéate ¿Qué tengo que mejorar yo para hacer que mi empresa mejore un poco más?

Es decir, además del esfuerzo diario que supone mantener la empresa y hacer que esta crezca. Debes plantearte, qué debes mejorar tu, como persona, para hacer que tu proyecto mejore.

Cuales son esas cualidades que deberías desarrollar más o en las que no has entrado todavía por “falta de tiempo” o esos malos hábitos que sabes que debes reprimir para que tu día a día sea más productivo para ti y para tu equipo. Para que todo funcione, un poquito mejor.

Y como no, trabajar en ello. Fuerzate todos los días en dedicar una parte a seguir aprendiendo y mejorando, ya que gran parte del éxito de tu proyecto y de tu Startup dependerá sobretodo de tí.

 

Consejo: nunca descuides la formación en comunicación interna de la empresa, el mejor arma de una Startup es el tener alineado equipo y proyecto.

 

Plantéate “¿Cómo cerraría la empresa si tuviera que hacerlo hoy mismo?”

Esta receta nos la hemos apropiado, directamente, de Agustin Cuenca, y es que es fundamental marcar unas líneas de “no retorno” e intentar no cruzarlas nunca, pero además, saber que habría que hacer en caso de llegar a ellas.

Plantearte que tendrías que hacer si tuvieras que cerrar la empresa te ayudará a entender las responsabilidades que asumes como emprendedor, ya que no sólo eres tú, es todo tu equipo, tus socios, los inversores que han confiado en ti, los clientes, etc.

 

Vigila la situación diaria de tu Startup

Tu producto puede llegar a crecer a un ritmo vertiginoso, y una pequeña desviación no vigilada a tiempo puede hacer que toda la estructura del proyecto se tambalee y pueda llegar a caer.

Es fundamental que definas tus objetivos a corto y medio plazo, y de ellos saques las métricas a seguir y el por qué de cada una de ellas. Qué se busca con cada una de ellas, y que pasa si no se alcanzan.

Haz un seguimiento diario de ellas, te ayudarán a ver el estado de tu proyecto y te ayudarán a tomar las mejores decisiones.

 

Consejo: escoge bien las métricas que quieres seguir, y para que necesitas cada una de ellas, es casi tan malo tener en exceso como no tener ninguna.

 

Márcate rutinas deportivas. Mens sana in corpore sano.

Sin entrar en la necesidad de hacer deporte para la salud personal. El hacer deporte es importante ya que, ayuda a liberar endorfinas en el cuerpo, que te darán una sensación de vitalidad y alegría, muy necesarias para afrontar el día a día.

También te ayudará a desconectar, durante un tiempo, del estrés diario que supone el gestionar un proyecto o una startup. Dejando que tu mente se centre en el esfuerzo físico y descanse de otras preocupaciones.

Y, aunque puede que no te guste, eres la imagen de tu Startup, de tu proyecto. Eres el mejor comercial de tu marca, la imagen que transmitas será la que transmita tu marca, y, por tanto, debes cuidarla.

 

Y por último, ¡¡¡sonríe y disfruta!!!

Nadie dijo que fuera fácil, pero nunca dejes de divertirte mientras emprendes!

 

You may also like

One comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies